Señales que indican que necesitas plantillas para el pie

Para saber si se necesitan plantillas para el pie solo hay formularse ciertas preguntas como si se nota cansancio o bien si duelen los pies al caminar. En primer lugar, habría que descartar si se está utilizando el calzado adecuado. Si la respuesta es afirmativa, habría que ponerse en manos de un profesional para hacer una evaluación médica.

Molestias en los pies y articulaciones

Algunas de las señales que se deben tener en cuenta son las molestias en ciertas articulaciones como los tobillos, las caderas o las rodillas si se ha caminado durante un tiempo moderado.

Realmente, si se aprecia cierta incomodidad al pisar o caminar y los pies se sienten más cansados de lo habitual es un síntoma que hay que valorar. Hay que fijarse también si tras andar poco tiempo se empiezan a formar callosidades y surge bastante dolor en la zona del talón.

Malformaciones en el calzado

Otro factor que debemos considerar es el desgaste que sufre el calzado, ya que hay diferentes tipos que indican que el pie está en una condición anormal. Por ejemplo, tenemos el que es normal, el varo y el valgo.

Si los zapatos tienen un desgaste anormal en la suela, lo mejor es acudir a un podólogo para que nos indique qué tipo de plantilla usar. O en el peor de los casos, y según la gravedad, este aplicará un tratamiento adecuado.

Si la persona quiere obtener un diagnóstico definitivo del pie lo mejor es que haga un “estudio de la marcha”. Este examen es muy completo porque implica conocer el movimiento de todo el esqueleto. Solo un podólogo podrá ofrecer un resultado preciso.

Gracias a este estudio se puede conocer el tipo de pie para recomendar el uso de una plantilla que pueda mejorar las molestias y prevenir posibles lesiones. En la actualidad, hay plantillas genéricas y personalizadas. Esta última opción es muy recomendable porque ayudará a corregir adecuadamente el malestar.

Para empezar y si queremos un calzado deportivo para hombre en el que introducir nuestras plantillas, podemos optar por la gama New Olimpo de J´Hayber, un modelo que nos dará la anchura y altura necesarias para meter prácticamente cualquier plantilla correctora. Si necesitamos un zapato, una excelente opción es son la gama Fluchos Profesional. Todos ellos zapatos con plantilla extraíble para sacarla e introducir nuestra correctora.

Tipos de plantillas de calzado

Hay varios tipos de plantillas en función de la necesidad de cada persona. Tal como hemos indicado, en la mayoría de los casos, el dolor de espalda, las caderas o la rodilla se puede solucionar llevando unas plantillas. Incluso, en los niños se pueden usar como medida preventiva si tienen una mala costumbre al andar.

Además, de las plantillas genéricas que están fabricadas en serie y son fáciles de encontrar, también las hay personalizadas. En este caso, solo un médico especialista podrá hacer la valoración correcta para la confección de un molde. Asimismo, hay otro tipo de plantillas en función del tipo de pie y necesidad del paciente.

Plantillas ortopédicas

Las plantillas ortopédicas se caracterizan por ser una pieza plana que se usan los zapatos para corregir los problemas en los pies y aliviar el dolor. Se hacen a medida y duran mucho tiempo. Como son extraíbles se pueden combinar con diferentes pares de zapatos.

Cabe destacar que hay una amplia variedad de afecciones y deformidades que pueden afectar a los pies y a la forma de caminar. Ya sea artritis, metatarsalgia o juanetes, la prescripción correcta ayuda a mejorar la disfunción mecánica del pie.

Nuestras plantillas anatómicas son una excelente opción si todavía no tenemos un estudio de nuestro pie y queremos probar con unas plantillas que nos den comodidad para aguantar mucho tiempo de pie.

Plantillas para pie plano

Las plantillas para pie plano son ideales para corregir esta tipología que determina que la bóveda plantar tiene una altura menor a la habitual. Esto da lugar a que la anchura en la zona media aumente como consecuencia de la caída del arco.

En primer lugar, hay que determinar la intensidad o el grado para conocer la evolución. No obstante, el objetivo principal es que el pie vuelva a su posición natural mediante la corrección de esta deformidad. Pero, hay que tener en cuenta ciertos factores para escoger el tratamiento adecuado como la sintomatología, el grado y el peso.

Plantillas para trabajar de pie

En los últimos tiempos se apuesta por el gel para las plantillas para trabajar de pie. La mayoría ofrece apoyo en la zona del talón y mucha estabilidad. Este diseño permite mejorar la amortiguación y liberar la tensión del antepié.

Gracias a su diseño anatómico, el pie no resbalará dentro del zapato y se logrará una pisada suave. Una de las grandes ventajas es que permite estar largas jornadas de pie y evita la presión que esto conlleva.

Plantillas de running

Cada vez son más los deportistas, sobre todo los corredores, que apuestan por el cuidado de los pies durante la realización de actividad física. Hay marcas que han diseñado modelos para la amortiguación del impacto en la carrera y con toda la garantía de la transpirabilidad que se necesita al practicar running.

Entre sus principales ventajas cabe destacar que ayudan a prevenir el dolor de la rodilla, la fascitis plantar y las férulas de la zona de la espinilla. Son muy eficaces para evitar el desgaste en las piernas.

En definitiva, el uso de plantillas desde la edad infantil, pasando por los adultos hasta por las personas más mayores es muy acertado. Obviamente, hay diferentes motivos y ciertas afecciones que obligan a su uso diario para mejorar nuestra salud. Cuidar los pies beneficia a todo el organismo, además ayuda a prevenir futuras lesiones.